Daniel Gosorito Pérez

Encuentro con Gorosito…

Daniel Gorosito Pérez

DON QUIJOTE DE LA MANCHA: INTELECTUAL Y REVOLUCIONARIO

Don Quijote es el primer intelectual reconocible en Occidente: es el primero del que se sepa tuvo una biblioteca personal. En la realidad y en la ficción, tanto el histórico Montaigne como el fantástico Hamlet fueron grandes lectores, pero de Alonso Quijano hasta sabemos cómo era su biblioteca.

Y ello es importante, porque las bibliotecas personales sólo se hicieron posibles con la llegada de la imprenta: antes sólo disponían de ellas los abades y los obispos, y esos libros no estaban sujetos a la interpretación personal del lector.

Cuánto debió leer el pobre Quijano para que la lectura le revolviera el juicio y “le secara el cerebro”. La tesis de su locura debida a los libros es la primera evidencia de su condición intelectual. Porque el intelectual es alguien en cuyo destino los datos culturales y la reflexión prevalecen sobre la inercia de las emociones y los deberes.

Después de dedicarse febrilmente a leer, Quijano decidió convertir en realidad lo leído, y esa es una segunda condición del intelectual, el deseo de transformar el mundo, de acuerdo con las nociones y los ideales que ha concebido hablando con sus libros.

Hasta entonces, todos los grandes héroes de Occidente estaban sometidos a alguna autoridad: los héroes de la Ilíada sujetos a la voluntad de sus dioses y sus reyes; los paladines del ciclo de Bretaña al rey Arturo; Orlando y Oliveros a Carlomagno.

Don Quijote se alza a luchar sólo por sus convicciones, no está sometido a nadie, se enfrenta con el mundo para tratar de imponer una visión de la realidad que contraría a los otros. Este nuevo tipo de lunático es un intelectual.

Tal vez presiente ya lo que después nos dirán los filósofos y sociólogos: si una sola persona cree algo, eso puede ser una locura: si millones lo creen, es una cultura.

Movido por sentimientos filiales, agraviado resentido, el príncipe Hamlet concibe una venganza, y por el camino llega a estar en conflicto con todo lo existente: con la autoridad familiar y política, con las convenciones sociales, con las tradiciones de su mundo.

Acaba por poner en cuestión el universo entero, y su discurso roza la legitimación del suicidio. Pero es curioso que la frase más elocuente de una voluntad suicida en Shakespeare no se encuentre en Hamlet, donde estaba su lugar, sino en Romeo y Julieta.

Romeo la pronuncia pero cualquiera se da cuenta de que esa frase no corresponde a ese jovencito impaciente que no ha tenido tiempo de vivir y que no suele reflexionar demasiado. Es una frase de Hamlet, que por un accidente de la literatura no se le ocurrió a Hamlet: “¡Y sacudir de nuestra carne, harta del mundo, el yugo de las infaustas estrellas!”.

Hamlet está en conflicto con todo, pero, poseído por la duda, no logra pasar a la acción. Siempre se alzan las vacilaciones, las consideraciones. “Lento en las antesalas de la venganza, escribe Borges, prodiga concurridos monólogos y juega tristemente con la calavera mortal”.

Hamlet jamás será capaz de transformar nada: es demasiado intelectual para ser hombre de acción. Don Quijote, en cambio, es fundamentalmente un hombre de acción. Si los libros lo han convencido de que hay que hacer algo, se lanza de inmediato a hacerlo, aunque el cura y el barbero lo consideren disparate.

Tiene la ventaja incomparable de que el mundo que lo rodea, aunque no lo comprenda, no lo abandona. Sancho Panza es esa encarnación española de la credulidad del pueblo, sabio en sus abismos, lleno de memoria y proverbios y fiel a las costumbres, que aunque advierte que el hombre esta loco de sueños nuevos y conductas intempestivas, lo sigue con abnegada lealtad. Alguien tendrá que ayudar a ese caballero delirante a salir de los problemas en que lo hundan sus sueños.

Para lo que han servido los libros en esta fábula es para fortalecer la voluntad, la idea de que el ser humano puede enfrentarse a sus costumbres y sus tradiciones, y tratar de imponer en el mundo otros sueños: de justicia, de heroísmo, de desprendimiento.

La aventura de Don Quijote es de una pasmosa originalidad, y hasta logra producirnos la sensación de que los otros son seres de ficción y él, en cambio, profundamente real. Esta paradoja es importante: Don Quijote, logra comunicar de tal manera su realidad, que, frente a él, seres que existieron realmente parecen dudosos.

Con Don Quijote, con esa mezcla española e heroísmo y locura, una manifestación casi desconocida de la voluntad entra en la historia. Por algo el tiempo posterior se llenó de personajes quijotescos: hombres y mujeres que creyeron en unas ideas y unos sueños, y se lanzaron a la tentativa de convertir esos sueños en realidad.

A esa estirpe pertenecen todos los revolucionarios de los últimos siglos. Sin la lección de voluntad que trajo a Occidente Don Quijote no serían concebibles soñadores como Rousseau, aventureros como Von Humboldt, héroes románticos como Byron, destinos como el de Danton, José Artigas, Simón Bolívar, San Martín o Emiliano Zapata.

La noción de que gracias a las ideas se puede cambiar el mundo creció con ellos, y ha sido fuente de muchos extravíos, pero también de muchas de las más hermosas conquistas de nuestra época: los derechos humanos, el ideal de la libertad, el derecho de resistencia a la opresión, la democracia y el sagrado derecho a la rebelión contra la injusticia.

¡Hasta el próximo encuentro…!
Dr.(c). Washington Daniel Gorosito Pérez


UNA DÉCADA SIN CARLOS FUENTES UN MEXICANO UNIVERSAL

El 15 de mayo del 2012 fallecía en su querida Ciudad de México, el escritor Carlos Fuentes. Uno de los escritores más destacados de esta potencia cultural e integrante del denominado “boom latinoamericano”. Novelista, ensayista, entre las primeras destacan: La región más transparente, Aura, Cambio de piel, La muerte de Artemio Cruz y Terra Nostra, Gringo viejo, La silla del águila, Aquiles o el guerrillero y el asesino.

Entre sus ensayos encontramos: Cervantes o la crítica de la lectura, La nueva novela hispanoamericana, El espejo enterrado, La gran novela latinoamericana y Geografía de la novela, París. La revolución de mayo, Tiempo mexicano, Nuevo tiempo mexicano, En esto creo, Por un progreso incluyente, entre otros.

También escribió guiones cinematográficos como Pedro Páramo, No oyes ladrar los perros, Tiempo de morir (con García Márquez, Los Caifanes o El gallo de oro, también con García Márquez y Roberto Gavaldón partiendo de una historia de Juan Rulfo. Autor del libreto de la Ópera Santa Anna sobre este político y militar mexicano basado en la obra del compositor cubano José María Vitier.

Entre los múltiples galardones literarios que recibió están El Premio Nacional de Literatura de México en 1984, El Cervantes en 1987 refiriéndose a la grandeza de dicho autor externó en su oratoria: “Miguel de Cervantes, nos ofrece la creación de una realidad paralela a la del mundo existente. Una realidad que no existía previa a la publicación del libro y que ahora existe, no porque el novelista la haya creado, sino porque el escritor nos ha permitido ver lo que ya estaba, y no lo veíamos, o lo que aún faltaba y no lo imaginábamos”.

El Príncipe de Asturias de las Letras lo gana en 1994. Cuando recibió este último en su discurso dijo: “Interpreto todo premio que se me da como un premio para mi país, México, y la cultura de mi país, fluida, alerta, no ideológica, parte inseparable del dramático proceso de transición democrática y de afirmación de los valores de la sociedad civil, que vivimos hoy, con esperanza decidida, 90 millones de mexicanos. A mi patria y a sus valores hago acreedores de este premio”.

Era un candidato permanente al Nobel de Literatura, cuando se lo dieron al peruano- español Mario Vargas Llosa este externó que deseaba que el próximo autor en lengua española en recibirlo fuera el mexicano. Fuentes había declarado años antes con referencia al boom latinoamericano que: “Cuando se lo dieron a García Márquez, me lo dieron a mí, a mi generación, a la novela latinoamericana que nosotros representamos en un momento dado. De manera que yo me doy por premiado”.

Para Fuentes en América Latina, política y literatura eran inseparables.
Este mexicano universal que nació en Panamá el 11 de noviembre de 1928, debido a que su padre era un diplomático mexicano de carrera quien se encontraba allí ejerciendo la misma. Con los años Carlos Fuentes sería Embajador de México en Francia (1975-1977). Su formación pluricultural, lo transformará con los años en un intelectual cosmopolita que tanto disfrutará impartiendo cátedra de Español y Literatura en universidades de gran prestigio como Harvard, Pensilvania, Princeton y Darmouth College.

Se ha extrañado no sólo su escritura literaria en esta década, sino su compromiso con México en momentos tan difíciles como lo que vivimos e Iberoamérica. Se extraña su erudición y la agudeza y calidad de sus reflexiones en cuestiones sociales y políticas. Sus obras tienen implícita una valiente crítica social desde siempre.

Refiriéndose a México en una oportunidad externó: “Un país de más de 100 millones de habitantes que no puede darle trabajo, comida o educación a la mitad de la población, un país que no sabe emplear a los millones de obreros que necesita para construir carreteras, presas, escuelas, viviendas, hospitales, un país donde el hambre, la ignorancia o el desempleo conducen al crimen y una criminalidad que lo invade todo, el policía es criminal, el orden se desintegra, el político es corrupto…”

También expresó con ironía: “En México, en toda la América Latina, tomamos la retórica por realidad. Progreso, democracia, justicia. Nos basta pronunciarlas para creer que son ciertas. Por eso vamos de fracaso en fracaso”.

Hace unos días en un homenaje realizado en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con motivo de los 10 años del fallecimiento del escritor. La académica de la Université Sorbonne Nouvelle (París 3), Florence Olivier, definió a Carlos Fuentes como: “el abridor de las conciencias, el guardián de la memoria prehispánica y el tentador de la región más transparente”.

A manera de acróstico en el evento en homenaje al escritor, la investigadora presentó el siguiente que comparto en el que elogia los personajes y la personalidad de Carlos Fuentes:
“C de Cervantes o la crítica de la lectura, “c” de ciudad y “c” de cine, dos amores de Carlos Fuentes. “C” de cuento, maestro cuentista, era, es y será Carlos Fuentes. “A” de todas las artes: arquitectura, danza, música, pintura, teatro, todas se concentran y transmutan en las cartas de relación de Fuentes”.

“R” de la revolución, la conciliadora de todos los tiempos de México, la “L” de lengua la española, la viajera la transterrada y rayada de náhuatl. “O” de otro, de aquellos otros que no deja imaginar Carlos Fuentes. “S” de sueño, el mundo de los posibles”.

Su viuda la periodista Silvia Lemus, recordó que en una entrevista que le hizo a su esposo le preguntó por qué no escribir en inglés si era un idioma que dominaba. La respuesta del Premio Cervantes 1987 fue debido a que nunca dudó de ser mexicano. Agregó Lemus: “Fuentes decía que el oro se lo llevaron los españoles, pero nos dejaron el idioma, el español”.

¡Hasta el próximo encuentro…!
Dr.(c). Washington Daniel Gorosito Pérez


OCTAVIO PAZ DECÍA: PALABRA-IMAGEN-SILENCIO-POETA-SOLEDAD

Confirmemos su creso en 3 poemas de Gorosito

La poesía es silencio y soledad. Octavio Paz decía que el poeta es un creador solitario. Su herramienta el lenguaje representa un elemento vital, que refleja sus contenidos, su particular expresividad por la emoción poética: el mundo fluye transcurre en un movimiento interminable, aunque se eterniza en la sonoridad del poema. Por lo mismo, la palabra designa a la esencia, es la substancia misma: ahí estriba lo mágico del lenguaje, el sentido de la palabra. Presente esa soledad del poeta a la que hace referencia Paz en el siguiente poema de mi autoría:

SOLEDAD POÉTICA
Las horas embalsamadas
pesan como alas de granito
ecos de la lluvia que fue,
centelleantes perlas,
goterones de agua cielo
que las nubes al azar
dispersan
y golpetean estatuas adormecidas
de fría piedra, fría existencia y
fríos recuerdos,
azotadas por un agrio viento del Sur.
Ya late el individuo.
Frío súbito.
¿Por qué para los poetas,
la soledad tiene que ser fría?

En su obra El arco y la lira, dice Paz que el poema es un conjunto de signos que buscan un significado, de ahí también que cada forma lírica exteriorice una idea. El fluir de la voz, la cristalización visionaria del canto desemboca en el discurso, en el poema- objeto, en el poema- exploración.  Signos e imagen que plantea Paz, los vemos y sentimos en mi poema:

SEMIÓTICA
Un viento derrama signos
despiertan códigos de soledad,
entre hojas y olas,
árboles y mares
raíces e islas donde hurgan los escribas
desatanudos de palabras
deambulan en una maremágnun
de símbolos
restos de letras
flotan en el aire
símbolos extraños
señales del cielo
signos,
un río revuelto de pensamientos.
El poema como consecuencia,
el verso exquisito y cálido
que iluminará caminos
.

Para Octavio Paz, la experiencia poética es irreductible a la palabra y, no obstante, sólo la palabra la expresa. La imagen reconcilia a los contrarios, mas esta reconciliación no puede ser explicada por las palabras, excepto por las de la imagen, que ha cesado ya de serlo. Así la imagen es un recurso desesperado contra el silencio que nos invade cada vez que intentamos expresar la terrible experiencia de los que nos rodea y de nosotros mismos.
El poema es lenguaje en tensión: en extremo de ser y en ser hasta el extremo. Extremos de la palabra y palabras extremas, vueltas sobre sus propias entrañas, mostrando el reverso del habla: el silencio y la no- significación. Más acá de la imagen, yace el mundo del idioma, de las explicaciones y de la historia. Más allá, se abren las puertas de lo real: significación y no significación se vuelven términos equivalentes. Tal es el sentido último de la imagen: ella misma.

PALABRAS INÚTILES
Que broten las palabras

que no son más que palabras.

Que caigan los llamados innombrables.

Mientras la tierra sigue quieta, expectante,
que empiece la fiesta de la lluvia
sobre el monte.

Esperando…
La caída del rayo que genere confusión.
Confusión de cuerpos y objetos.
Confusión de ideas y valores.

En la naturaleza del espíritu
quedará la huella marcada
y de una fisura brotarán
las palabras,
que no son más que palabras,
que cuál paisaje otoñal
flotan en el viento
inútilmente.

¡Hasta el próximo encuentro…!
Dr.(c). Washington Daniel Gorosito Pérez


LA URUGUAYA CRISTINA PERI ROSSI RECIBIÓ EL PREMIO CERVANTES

Cristina Peri Rossi se encuentra en un estado de salud delicado, aquejada de broncoespasmos desde noviembre, por lo que no pudo recibir de manos del rey Felipe VI en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, el Premio Cervantes de Literatura 2021, el galardón más prestigioso de las letras en español que no se concede por una obra específica, sino por la totalidad de su aportación a las letras hispánicas.

Por lo tanto delegó dicho honor en la argentina Cecilia Roth para que la representara. Roth, actriz de teatro, cine y televisión que hace unos días recibió la Medalla de Oro de la Academia de Cine español, también ha sido ganadora de dos premios Goya y del Cine europeo.

El jurado destacó de Peri Rossi: “su trayectoria como una de las grandes vocaciones literarias de la actualidad en una gran variedad de género y su compromiso continuo con temas contemporáneos como la condición de la mujer y la sexualidad”. También recordó la marca del exilio en su vida al señalar que su obra “puente entre Iberoamérica y España, ha de quedar como recordatorio perpetuo del exilio y las tragedias políticas del siglo XX”.

En su discurso de aceptación que fuera leído por Cecilia Roth, recordó a Marcela, un personaje que aparece en el capítulo XII de la novela el Quijote: “Marcela es codiciada y asediada por los hombres por su belleza y por su riqueza.

La acusan de ser culpable del suicidio de Grisóstomo, al que se negó y en un sorprendente discurso rechaza a los hombres, al matrimonio y a las relaciones de poder entre los sexos: reclama su libertad y para eso se aísla de la sociedad y se refugia en el campo, como una pastora más”, explicó en su discurso. Marcela, al cabo de las páginas, sería vista como “histérica, frígida y neurótica, al no asumir el rol que le asignaba la sociedad patriarcal”. Una lección valiosa en la vida de la autora.

En una entrevista que le hiciera Radio Nacional de España (RNE) tras recibir la noticia del Premio Cervantes dijo: “Quizá haya sido un acto de justicia, uno de los pocos que he tenido que conocer en una vida muy dura en la que he estado en riesgo tantas veces”.

La poetisa nacida en Montevideo, Uruguay  el 12 de noviembre de 1941, hija de inmigrantes italianos, su madre que era maestra, la instruyó desde pequeña en el amor a las letras, la música y la ciencia.  En sus inicios estudió Biología para después culminar la Licenciatura en Literatura Comparada, egresada del Instituto de Profesores Artigas, ejerció la docencia e inicio su carrera literaria en 1963 con la publicación de Viviendo, una recopilación de cuentos, seguidos en 1968 de Los Museos abandonados y en 1969 por El libro de mis primos.

Años después en 1972 debió exiliarse en España durante la dictadura cívico- militar. En 1974 huyó a París con la ayuda de su amigo el escritor argentino Julio Cortázar; en 1975 obtuvo la nacionalidad española y diez años después con el retorno a la democracia en su país, recuperó la uruguaya, eligiendo a partir de entonces seguir exiliada, externó que “una escritora debe sentirse incómoda para escribir bien”.

De ahí que el exilio, junto a la soledad y la partida, juegan un papel importante en su obra lo que la llevó a que alguna vez afirmara sobre este tema: “La Misión del exiliado es luchar contra el olvido”. Con referencia a este tema, en el prólogo de su obra Poesía reunida”, cuenta que dudó antes de publicar Estado de exilio: “No hice ningún esfuerzo por publicarlos (refiriéndose a los poemarios Estado de exilio- 2003 y Descripción de un naufragio- 1975). No sólo porque posiblemente no hubieran pasado la censura franquista, sino por una especie de pudor: no me gusta llorar en público, y pensaba que esos poemas nacidos de un dolor colectivo, iban a acentuar la sensación de desarraigo, de desgracia, de tragedia”.

En 1975 recibirá la nacionalidad española: una vez más en sus poemas, en esa otra tierra la del exilio, es la posibilidad del descubrimiento donde el amor surge como una forma del combate y la resistencia:
Para que yo pudiera amarte
tuve que huir en barco de la ciudad donde nací
y tú combatir a Franco.

Parte de su discurso de aceptación en la voz de Roth se refirió al exilio: “Tuve que exiliarme de la dictadura uruguaya porque, como Casandra había advertido y denunciado su llegada y, como castigo, mis libros y hasta la mención de mi nombre fueron prohibidos. Salvé la vida milagrosamente y vine a parar a España, donde otra feroz dictadura oprimía la libertad. Convertí la resistencia en literatura. He intentado, como Doña Quijota, desfazer entuertos”.

En el 2009 a RNE en una entrevista le dijo: “Debido al exilio fui víctima de la nostalgia, que siempre idealiza, y como toda poeta soy nostálgica y melancólica. Margaret Atwood dice algo así: la poesía se nutre de la parte melancólica del cerebro”. “Si un narrador es bueno, como Proust, se dice que su prosa es poética; pero de Baudelaire no se dice que recuerda a la prosa”. Hermosa comparación la de la escritora para establecer la supremacía de la poesía.

Peri Rossi ha sido la única mujer vinculada al boom latinoamericano En una entrevista para El Cultural, Peri Rossi dijo: “Los poetas debemos escribir lo que la gente dice bajito”.

En su discurso afirmó que: “Mientras algunos se dedican fanáticamente a hacerse ricos y a dominar las fuentes del poder, otros nos dedicamos a expresar las emociones y fantasías, los sueños y los deseos de los seres humanos”.

La actual guerra Ucrania- Rusia, estuvo presente en su mensaje: “Podría escribir los versos más agradecidos esta noche, y cumpliría con mi misión de escriba, aunque los versos no salvarían a lo que mueren por las bombas y misiles en la culta Europa”.

El Ministro de Cultura, Miguel Iceta, al hacer el laudatorio, externó que: “La insumisión (de Peri Rossi) nace movida por el deseo: primero de amar, luego de saber y de hacer para confluir en el de nombrar”. Citó posteriormente una líneas de las memorias de la escritora, La insumisa: “Aprende la lección: las mujeres no escriben y cuando escriben, se suicidan”.

Felipe II se refirió a la escritora: “En su ausencia, que lamentamos tanto, queremos darle las gracias por haberse mostrado a menudo, rebelde, insumisa, y transgresora, distinta, en suma; gracias por los caminos vitales y literarios que ha abierto, para ensanchar el patrimonio del imaginario a una y otra orilla del océano, sorteando a menudo en la vida y en la literatura los senderos trillados”.

Vaya mi humilde homenaje a esta escritora compatriota que recibió el Cervantes 2021, con este poema de mi autoría y el deseo de una pronta recuperación:

CRISTINA POESTISA INSUMISA
“Literatura último recurso contra la barbarie”.
Cristina Peri Rossi

Ayer Montevideo
tú ciudad triste
de barcos y emigrantes,
rambla y puerto.
Hoy Barcelona,
ayer partida,
dormida,
soledad, dolor, vacío del exilio.
Emigrante,
otra vez,
rambla y puerto.
El exilio para ti será
un género literario.
Poetisa osada, activista, erótica, insumisa.
Ante la barbarie,
empuñaste la mejor arma:
la palabra,
la acción de libertad.
Tú paisaje,
el mar,
tus barcos inspiradores,
nacerá la barca transporta palabras.
El naufragio,
la gran metáfora poética,
amar es navegar
navegar es necesario
y a veces naufragar.
El barco en ocasiones se parte en dos.
Partir es siempre, partirse en dos.
Cristina con tú tono rioplatense,
el exilio no lo quitó, lo reafirmó,
pero muchas veces
quita el sueño.
Te desvelas
y tú pluma excitada
escribe…
¡poemas insumisos!

¡Hasta el próximo encuentro…!
Dr.(c). Washington Daniel Gorosito Pérez


EL POEMA DE BORGES SOBRE LA GUERRA DE LAS MALVINAS

“Las Malvinas fue una guerra
entre dos calvos por un peine”
Jorge Luis Borges
2 abril 1982 - 2 de abril 2022

El 2 de abril se cumplen 40 años del aniversario en que la República Argentina en una medida desesperada llevada a cabo por la Junta Militar que gobernaba el país decidió tomar por la fuerza las Islas Malvinas, para los ingleses Falkland, visto el “agotamiento” de su gobierno, sumido en la crisis económica y política.

Me pegó de cerca la guerra, primero en lo geográfico, vivía en ese entonces en Uruguay, mi país de origen y escribí un artículo en el periódico de la Universidad el querido “Primera Plana”, titulado Verdaderamente… tiempos sombríos, por que la guerra es eso sombría, tétrica, poca luz, no hay guerras justas, a pesar de que históricamente nos han querido como dicen hoy los mercadólogos “vender esa idea”, más de una vez en la vida y aclaro que pienso que “Las Malvinas son Argentinas”, pero esa no era ni será la vía para recuperarlas, hay que apelar a la diplomacia.

También me pegó en la edad, tenía la misma de la mayoría de esos jóvenes conscriptos, chicos bajo bandera o colimbas (corra, limpia y barra) como se les llamaba, que dejaron su vida en gran número en las frías latitudes del sur de continente. Me pegó en el apellido, tres de estos jóvenes apellidados Gorosito descansan eternamente en el fondo del Atlántico Sur, ya que formaban parte de la tripulación del Crucero ARA General Belgrano, que fuera hundido por el submarino nuclear británico HMS Conqueror fuera de la zona de exclusión transformándose en un crimen de guerra aún no juzgado.

Aunque como dice una de las estrofas de la canción de León Gieco que se transformó en himno en ese momento cantada a dúo con la popular Mercedes Sosa (La Negra)  fallecida en el 2009:

Sólo le pido a Dios
que la guerra no me sea indiferente
es un monstruo grande y pisa fuerte
toda la pobre inocencia de la gente.

Y acaso de inocencia habrá pecado Jorge Luis Borges que en sus inicios le prestó apoyo a los miembros de la Junta Militar que dieron el golpe de Estado el 24 de marzo de 1976 derrocando a Isabel Martínez de Perón.

Dos meses después, el miércoles 19 de mayo de 1976, la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) entre los que se encontraban Borges y Ernesto Sábato, compartieron el pan y la sal en la Casa Rosada durante más de dos horas con el Tte. General Rafael Videla y otros militares.

Antes del ingresar a almorzar, Borges interrogado por la prensa externo: “Yo simplemente contestaré lo que me pregunten. Soy tímido y ante tanta gente importante seguramente me sentiré abochornado”.

Días antes, al retornar de un viaje de más de cuatro meses por los Estados Unidos en el que se había sometido a una cirugía en sus ojos, el escritor le dijo a los periodistas: “la felicidad con que en California escuché a Caillet- Bois (poeta argentino) la noticia de que ahora estábamos gobernados por caballeros, como son los militares, y no por el hampa. Felicidad desbordante, a juzgar por la efusión: “cuando Caillet- Bois me informó, nos abrazamos y lloramos”.

Al otro día de la reunión con Videla, el 20 de mayo, el diario La Prensa de Buenos Aires publicaba el punto de vista de Borges sobre el encuentro con Videla: “Le agradecí personalmente el golpe del 24 de marzo, que salvó al país de la ignominia, y le manifesté mi simpatía por haber enfrentado las responsabilidades del gobierno. Yo nunca he sabido gobernar mi vida, menos podría gobernar un país” (…).

Y llegó la “recuperación” de las Islas Malvinas, Georgias y Sándwich del Sur, la denominada “Operación Rosario”. Al llevarse a cabo esta las declaraciones de Jorge Luis Borges no se hicieron esperar y las mismas se generaron durante todo este proceso bélico y posterior a la derrota argentina.

“Los militares que nos gobiernan son tan incompetentes, tan ignorantes… los militares nuestros son mucho más peligrosos para nuestros compatriotas que para el enemigo inglés”.

“Nadie conocía esas islas. Hizo falta que nuestros militares las desenterraran para hacer la guerra. Los militares argentinos debieron haber consultado un abogado antes de iniciar la guerra”.

Sobre el hundimiento del Belgrano:
“Estoy triste, mandaron a esos pobres muchachos de veinte años a morir al sur y pelear contra veteranos, expertos en el arte de la guerra. Solamente en el Belgrano murieron cientos. Claro que los militares dirán que al lado de los desaparecidos esa cifra no es nada, pero no creo que les convenga ese argumento”.

El Periodismo:
Hasta dijo que tuvo apoyo del periodismo, el alcohólico (se refirió al Tte. General Galtieri), contestó a un periodista que le preguntó que haría Argentina si Inglaterra le haría frente. “Argentina hará lo mismo”, evidentemente había bebido, sostuvo Borges, no midió poder de fuego, estrategia, ganancias versus pérdidas, no midió nada.

Perón:
“Galtieri quería parecerse a Perón, es imposible imaginarse una ambición más modesta” (Sic) Borges. Galtieri salió al balcón, se embriagó de los gritos de la gente, extendía las manos, parecía Perón”.

Irónico.
“Las islas habría que regalárselas a Bolivia para que tenga salida al mar”.

En 1985 el escritor argentino declaraba:
“La decisión de invadir Malvinas fue una estupidez que debió ser tomada por una docena de militares borrachos”.

Futuro:
“Si hubieran ganado y reconquistado las islas, posiblemente, los militares se hubieran perpetuado en el poder y tendríamos régimen de aniversarios, de estatuas ecuestres, de falta de libertad total.

Hasta me inclinaría a pensar, sostenía, que los militares dudaron en hacer la guerra con Chile o con Inglaterra, pero como Inglaterra quedaba muy lejos no midieron que los ingleses aceptarían el desafío gustosos”.

Y en ese mismo año Jorge Luis Borges publicará su último libro de poemas, “Los conjurados”, en este incluirá un poema titulado: Juan López y John Ward en el que plasma un homenaje a los caídos en las batallas y una crítica a lo absurda que es la guerra.

Se dice que Borges había declinado de su apoyo a los militares y en sus declaraciones anteriores lo podemos constatar. Recordemos que en ese almuerzo también estuvo presente Ernesto Sábato quien fue mejor tratado por la izquierda ya que después de la caída del gobierno militar por la derrota en las Islas Malvinas, y luego del regreso a la democracia, presidió la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) que investigara las violaciones a los derechos humanos en el país entre 1976 y 1983 a manos del llamado Proceso de Reorganización Nacional. 

El 20 de septiembre de 1984 entregó el informe titulado “Nunca Más”, al presidente electo democráticamente Raúl Alfonsín, el mismo también conocido como Informe Sábato fue la principal prueba para iniciar los juicios a los militares argentinos.

Pero regresemos a Jorge Luis Borges, ese sí siempre muy castigado, incluso cuando escribió este poema caía sobre él la sombra de sectores nacionalistas y de izquierda de su país que lo definían como “un escritor británico que escribe en castellano”.

La primera vez que se publicó el poema fue en el suplemento Cultura y Nación el 26 de agosto de 1982 en el diario Clarín de Buenos Aires. La fecha de su publicación nos dice que Borges lo escribió apenas terminó la guerra que fue el 14 de junio de ese año.

JUAN LÓPEZ Y JOHN WARD

Les tocó una suerte un poco extraña.
El planeta había sido parcelado en distintos países, cada uno provisto de lealtades, de queridas memorias, de un pasado sin duda heroico, de derechos de agravios, de una mitología peculiar, de próceres de bronce, de aniversarios y de símbolos.
Esa división, cara a los cartógrafos, auspiciaba las guerras.

López había nacido en la ciudad junto al río inmóvil; Ward, en las afueras de la ciudad por la que camino Father Brown.  Había estudiado castellano para leer El Quijote.

El otro profesaba el amor de Conrad, que le había sido revelado en una aula de la calle Viamonte.

Hubieran sido amigos, pero se vieron una sola vez cara a cara, en unas islas demasiado famosas, y cada uno de los dos fue Caín, y cada uno, Abel.

Los enterraron juntos. La nieve y la corrupción los conocen.

El hecho que refiero pasó en un tiempo que no podemos entender.

¡Hasta el próximo encuentro…!
Dr.(c). Washington Daniel Gorosito Pérez


ADIÓS A THIAGO DE MELLO ÍCONO DE LA POESÍA BRASILEÑA

El poeta de “la Amazonia”, como le nombraban algunos, lugar de su nacimiento el 30 de marzo de 1926,  falleció a los 95 años, el 14 de enero de este 2022, en la ciudad de Manaus. Thiago era un poeta defensor, sí, defensor de los derechos humanos, defensor de los indígenas, defensor de la naturaleza, defensor de la libertad. Su arma: la poesía, su belleza, su fuerza, su luz, la que ha sido traducida a más de 30 idiomas; a esa la que decidió dedicar su vida dejando sus estudios de medicina que cursaba en Río de Janeiro.

También fue periodista, editor y diplomático. Fue traductor de Ernesto Cardenal, César Vallejo, Eliseo Diego, Nicolás Guillén y  Pablo Neruda, cultivando una gran amistad con el chileno, Premio Nobel de Literatura en 1971. “Borges a la luz de Borges”, es el título del libro que escribió en 1993 y que lo une al escritor argentino la poesía cívica, del ciudadano que busca una sociedad mejor a partir de la ética personal, la confianza en el otro y el respeto a la justicia.

Su obra: “Los estatutos del hombre”  (1977), herencia intelectual que aclama a una relación favorable entre la humanidad y el entorno natural.  Según palabras del propio autor: “traté de contribuir al conocimiento del bosque con mis libros. Son seis o siete libros sólo sobre la vida en la selva: sus leyendas, sus mitos, sus milagros, sus grandezas, sus miserias también”.

Comparto un fragmento de Los estatutos del hombre cuya traducción al español fue realizada por el poeta y escritor uruguayo Mario Benedetti.

Artículo uno
Queda decretado que ahora vale la vida,
Que ahora vale la verdad,
Y que de manos dadas,
Trabajaremos todos por la vida verdadera.

Artículo dos
Queda decretado que todos los días de la semana,
Inclusive los martes más grises,
Tienen derecho a convertirse en mañanas de domingo.

Artículo tres
Queda decretado que, a partir de este instante,
Habrá girasoles en todas las ventanas,
Que los girasoles tendrán derecho,
A abrirse dentro de la sombra;
Y que las ventanas deben permanecer el día entero
Abiertas para el verde donde crece la esperanza.

Artículo cuatro
Queda decretado que el hombre
No precisará nunca más
Dudar del hombre.
Que el hombre confiará en el hombre
Como la palmera confía en el viento,
Como el viento confía en el aire,
Como el aire confía en el campo azul del cielo.

Hace 5 años, cuando el poeta del Amazonas cumplió 90 años, escribió:
“Como quien comparte el pan, como quien comparte las estrellas, como quien comparte las flores, comparto mi canto de amor, con solo una estrofa, me despido, para quedarme contigo, me despido para quedarme”.

El año pasado (2021), la Bienal de Arte de San Pablo, la segunda más importante a nivel internacional, adoptó como frase título, uno de sus poemas: “Está oscuro, pero yo canto: porque la mañana va a llegar”
.

¡Hasta el próximo encuentro…!
Dr.(c). Washington Daniel Gorosito Pérez


TODOROV: “LA LITERATURA PUEDE AYUDARNOS A VIVIR”

Este 2022, se cumple un quinquenio del fallecimiento en febrero del 2017 del semiólogo, escritor e historiador, de origen búlgaro, Tzvetan Todorov. Nació en 1939 en Sofía, en el 2008 recibiría el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales. Fue profesor de la Escuela de Altos Estudios de París, de las universidades de  Harvard, Yale y Berkeley entre otras y director del Centro de Investigaciones sobre las Artes y el Lenguaje.

Cada uno de sus libros, significaba una oportunidad para profundizar en el conocimiento ya sea de la literatura o la historia y de los problemas y retos a los que se enfrentan las sociedades contemporáneas.

En la trilogía: Los enemigos de la democracia, el miedo a los bárbaros y La tentación totalitaria, advertía Todorov sobre las dificultades para la convivencia en las sociedades multiculturales, y analizaba en profundidad los peligros que amenazan a los sistemas democráticos en tres manifestaciones concretas: el populismo, el mesianismo y el ultra liberalismo.
Advertía también el escritor sobre el poder de los medios de comunicación masiva que anteponen su impacto mediático a sus responsabilidades informativas.

Según Todorov todos los totalitarismos prometen convertir a los hombres en artistas, liberarlos de las cargas de la vida y desplazar su atención hacia la creación. Aunque sobre los poetas sentenciaba: “El poeta fracasa inevitablemente en todas las otras vías de realización: habituado, acostumbrado (por él mismo) con el absoluto, exige de la vida lo que ésta le pueda dar”.

Decía que la poesía no debe someterse a la búsqueda de la verdad y del bien porque es en sí misma portadora de una verdad y de un bien superior a los que encontramos fuera de ella.

Sobre la creación y el ser humano consideraba que para unos serán las máquinas las que se encargarán de abolir las fronteras entre el arte y la industria, liberando al hombre de los trabajos pesados.

Para otros el arte y la cultura ya no serán placer de unos pocos sino la felicidad y la vida de las masas. Para Todorov fueron las vanguardias artísticas que florecieron durante el periodo entre las dos guerras mundiales las que crearon inconscientemente el germen de los totalitarismos, haciendo perder también el sentido de la vida que el semiólogo encuentra en la literatura:
“A veces los escritores, y también los críticos y los profesores, olvidan que la gran vocación de la literatura es hacer sentido de nuestra vida, y la encierran en un ejercicio estéril, puramente formal”.

Los totalitarismos, movimientos revolucionarios en Europa nacen en Italia, Alemania y Rusia, tres países que serán testigos del desarrollo de las principales vanguardias artísticas.

Con respecto a la literatura Todorov externa: “Si hoy me pregunto por qué amo la Literatura, la respuesta que me viene a la cabeza de forma espontánea es: porque me ayuda a vivir”.

“Ya no le pido tanto como en la adolescencia, que me ahorre las heridas que podría sufrir en mis encuentros con personas reales; más que excluir las experiencias vividas, me hace descubrir mundos que se sitúan en continuidad con ellas y me permiten entenderlas mejor”.

“Más densa y más elocuente que la vida cotidiana pero no radicalmente diferente, la Literatura amplía nuestro universo, nos invita a imaginar otras maneras de concebirlo y organizarlo”.

Considera que el conocimiento de la literatura no es un fin en sí, sino una de las grandes vías que llevan a la realización personal. La literatura más densa y más elocuente que la vida cotidiana, pero no radicalmente diferente, nos invita a imaginar otras maneras de concebirlo y organizarlo.

La finalidad de la literatura es representar la existencia humana, pero la humanidad incluye también el autor y a su lector. No puede abstraerte de esa contemplación, porque el hombre eres tú, y los hombres son el lector. Por más que hagas, tu relato es una charla entre tú y él.

La literatura puede hacer mucho. Puede tendernos la mano cuando estamos profundamente deprimidos, conducirnos hacia los seres humanos que nos rodean, hacernos entender mejor el mundo y ayudarnos a vivir. No es que sea ante todo una curación del alma, pero en cualquier caso, como revelación del mundo, puede también de paso transformarnos a todos nosotros desde dentro.

No tengo dudas que como lo afirmaba Tzevetan Todorov: “La literatura puede ayudarnos a vivir”.

¡Hasta el próximo encuentro…!
Dr.(c). Washington Daniel Gorosito Pérez


Francisco de Paula Cervantes Vidal
Un escritor bicultural: México-Portugal

Nació el 1º de abril de 1938 en Santiago de Querétaro, México, falleciendo el 23 de enero del 2005 en la misma ciudad. Estudió la carrera de Derecho en la Universidad Autónoma de Querétaro; también fue Profesor en su Alma Mater. En 1977 obtiene la beca Guggenheim en Artes y viaja a Portugal donde se especializará en Lengua y Literatura Portuguesa.

Con el tiempo se transformará en un extraordinario traductor de la obra de Fernando Pessoa, Joáo Gaspar Simóes y José Regio. Su biculturalidad, entre el español y la lengua portuguesa, hizo que el Gobierno de Brasil en 1986, le otorgara la Orden de Río Branco en Grado de Comendador y el Gobierno de Portugal en 1999, la Orden Infante Dom Enrique, en Grado de Comendador.

Con el transcurso de los años, la Universidad Autónoma de Querétaro, creó en la Facultad de Letras, la Cátedra: “Francisco Cervantes”. En materia de galardones literarios en 1982 obtuvo el Premio Nacional Javier Villaurrutia, por Cantado para Nadie y en 1986 el Gobierno del Estado de Querétaro le otorgó el Premio Heriberto Frías.

Fue un enamorado de la poesía de la Edad Media, específicamente del monje español Gonzalo de Berceo, uno de los máximos representantes del mester de clerecía (escuela medieval de hombres de letras cuya principal aportación fue la difusión de la cultura latina).

También le atrapó la poesía medieval portuguesa, las Cantigas de amigo y Cantigas de escarnio, que, aunque cultivadas por poetas cultos, son de origen popular ya que el pueblo las cantaba en fiestas y romerías. De ahí le viene el aliento y un ritmo a su obra, al que se añaden agrias lamentaciones contemporáneas.

Sus principales obras son: La Materia del Tributo (1968); Los Varones Señalados (1972); Cantando para Nadie (1982); Heridas que se Alternan- recapitulación (1985); Los Huesos Peregrinos (1986); El Canto del Abismo (1987); El Libro de Nicole (1992); Regimiento de Nieblas (1994).

Como periodista colaboró en diferentes medios, como la revista Ágora que fundara estando en la Universidad, El Universal, Estaciones, la Gaceta del FCE, Novedades; Plural; Revista de la Universidad de México, Situaciones y Vuelta.

Francisco de Paula Cervantes Vidal es considerado el poeta más importante que ha dado Querétaro. Al decir del poeta, escritor y ensayista mexicano Gabriel Zaid Giacomín, “la extravagancia de Cervantes Vidal comenzaba por el lenguaje”.

Al fallecer su deseo fue cumplido, una muestra más de su biculturalidad, que sus restos se dividieran y parte descansarán en Querétaro- México y parte en el Río Tajo - Portugal.

El Gobierno de Portugal reconoció la difusión de sus dos más grandes escritores: Fernando Pessoa y José Regio en las traducciones de Francisco Cervantes Vidal al velar sus restos en el Cementerio de los Jerónimos y sus cenizas fueron posteriormente esparcidas por una corbeta de la Marina de Guerra portuguesa en el Río Tajo; entre el Monumento a los Descubrimientos y la Torre de Belem, emblemáticas de esa nación.

A continuación comparto el poema Cantando para Nadie, obra con la que Cervantes Vidal obtuviera el Premio Javier Villaurrutia en 1982,  de Escritores para Escritores, que se otorga desde 1955 al mejor libro editado cada año en México.


CANTANDO PARA NADIE
La cólera, el silencio,
su alta arboladura
te dieron este invierno.
Más óyete en tu lengua:
acaso el castellano,
no es seguro.
Canciones de otros siglos si canciones,
dolores los que tienen todos, aun aquellos
los más mejores que tú mismo.
Y es bueno todo: el vino, la comida,
en la calle los insultos
y en la noche tales sueños.
¿A dónde regresar si solo evocas?
¿Amor? Digamos que entendiste y aun digamos
que tal cariño te fue dado
pero ni entonces ni aun menos ahora
te importó la comprensión que más buscaste
y es claro que no tienes
bien es verdad que no solo a ti te falta.
La ira, el improperio,
los bajos sentimientos
te dieron este canto.

MEDITACIÓN DE VIERNES SANTO
Perderlo todo,
que la desolación
se lleve el polvo.
Que un viento
tengamos por vestido
y por compañera
sólo la certeza de la muerte.
Ésta,
nadie
nos la arrebatará
aunque demore.

Sobre la poesía y su importancia para él, decía Francisco de Paula Cervantes Vidal: “La poesía es un sustituto de lo que no pude tener, si renuncio a ella que me quedaría…”

Hoy, una escultura en bronce, de tamaño real, representando sentado a Francisco de Paula Cervantes Vidal, obra del escultor y artista plástico William Nezme y de la artista Patricia Paniagua inaugurada en el 2013, nos recibe a la entrada del Museo de la Ciudad de Querétaro, en el antiguo convento del Señor  San José de Gracia de las Religiosas Capuchinas, cuya fundación fue en el año 1721.

¡Hasta el próximo encuentro…!
Dr.(c). Washington Daniel Gorosito Pérez


El Cervantes 2021 para la uruguaya Cristina Peri Rossi

El Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes en su edición 2021 le fue concedido a la escritora uruguaya, naturalizada española, Cristina Peri Rossi, dicho galardón es concedido por el Ministerio de Cultura y Deporte de España.

El jurado “reconoce en la escritora uruguaya- española, la trayectoria de una de las grandes vocaciones literarias de nuestro tiempo y la envergadura de una escritora capaz de plasmar su talento en una pluralidad de géneros”.

“La literatura de Cristina Peri Rossi es un ejercicio constante de exploración y crítica, sin rehuir el valor de la palabra como expresión de un compromiso con temas claves de la conversación contemporánea como la condición de la mujer y la sexualidad. Asimismo, su obra, puente entre Iberoamérica y España ha de quedar como recordatorio perpetuo del exilio y las tragedias políticas del siglo XX”.

Para Cristina, la poesía es “el género mayor”, ha dicho que “la poesía es una esencia y una manera de vivir”.

Cristina Peri Rossi, nació en Montevideo, capital de la República Oriental del Uruguay, el 12 de noviembre de 1941. Es Licenciada en Literatura Comparada y en 1963 publica su primera obra, el libro de cuentos “Viviendo”. Ha cultivado la poesía, el cuento, la novela y el ensayo.

Aunque es en su poesía donde está presente la mayor intensidad. Siendo muy joven obtiene la cátedra que ejerció hasta que tiene que abandonar el país por motivos políticos. En 1972 se exilió en España y en 1975 obtendrá la nacionalidad de ese país, radica en Barcelona desde entonces.

Se ha desempeñado como profesora de literatura, periodista y traductora. Hoy su trabajo como escritora es reconocido entre los más importantes de la lengua española. Desde el principio de su carrera literaria, ha usado su segundo apellido en homenaje a su madre, quien desde pequeña la instruyó en el amor a la literatura, la música y la ciencia.

Su obra ha sido traducida a varios idiomas y entre los prestigiosos premios literarios que ha obtenido se encuentran el Premio Ciudad de Barcelona, el Premio NH Mario Vargas Llosa de relatos, el Premio Internacional de Poesía Rafael Alberti en el 2003, el Premio Loewe en el 2008 y el José Donoso en Chile en el 2019.

El Premio Cervantes de Literatura rinde anualmente público testimonio de admiración a la figura de un escritor que, con el conjunto de su obra, haya contribuido a enriquecer el legado literario hispánico. Puede ser galardonado con el Premio Cervantes cualquier autor cuya obra esté escrita totalmente, o en parte esencial, en castellano. Con Cristina Peri Rossi son tres los escritores uruguayos galardonados con el Cervantes, en 1980, Juan Carlos Onetti y en el 2018, Ida Vitale.

Los candidatos al Premio Cervantes de Literatura pueden ser presentados por las Academias de la Lengua Española, los autores que han sido premiados en anteriores convocatorias, las instituciones que, por su naturaleza, fines o contenidos, estén vinculadas a la literatura castellana y los miembros del Jurado.

Peri Rossi se reconoce como una escritora de mentalidad renacentista, abierta a todas las disciplinas y con intereses muy variados y se ha confesado una enamorada de la pintura y de la fotografía: “Tienen la virtud de retener el instante: consiguen fijar el tiempo, ese traidor que se nos escapa entre los dedos”.

Cristina, piensa que la literatura es el último reducto contra la banalidad y considera que la creación poética es un acto lúdico y la palabra poética un elemento mágico, revelador siempre de algo más; disfrutemos el poema titulado: Palabra de Cristina Peri Rossi:

PALABRA

Leyendo el diccionario
he encontrado una palabra nueva:
con gusto, con sarcasmo, la pronuncio;
la palpo, la apalabro, la manto, la calco, la pulso,
la digo, la encierro, la amo, la toco con la yema de los dedos,
le tomo el peso, la mojo, la entibio entre las manos,
la acaricio, le cuento cosas, la cerco, la acorralo,
le clavo un alfiler, la lleno de espuma,

después, como a una puta,
la echo de la casa.

¡Hasta el próximo encuentro…!
Dr.(c). Washington Daniel Gorosito Pérez